Luego de abrochar el pase en la Copa Argentina, el plantel de River se entrenó este jueves con la cabeza puesta ya en el primer duelo de octavos de final contra Cruzeiro, duelo que tendrá lugar el martes desde las 19.15 en el Monumental.

Con los brasileños a la vista, Marcelo Gallardo tuvo una buena y una mala noticia durante la práctica en el predio de Ezeiza: mientras Lucas Pratto dio un paso importante para poder estar desde el arranque, Leo Ponzio quedó con un pie afuera.

Mirá también
Mirá también

Agustín Rossi no se calló y sacó a relucir un rencor sobre Franco Armani

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Tocado en los primeros minutos del partido contra Gimnasia de Mendoza en San Luis, Ponzio se realizó estudios el miércoles y, si bien quedó descartado el desgarro, este jueves el capitán solo realizó algunos trabajos en el gimnasio y tareas de kinesiología junto a Juanfer Quintero, el otro lesionado del equipo.
El parte médico de Leo indica que tiene una 'inflamación del tendón de la inserción del aductor mediano' y, si se confirma que no llega, su reemplazante saldría de Nico De La Cruz o Bruno Zuculini.

Sin embargo, el Muñeco también tuvo motivos para sonreír, ya que tanto Lucas Pratto como Nacho Scocco recibieron el alta médica y se entrenaron a la par de sus compañeros, incluso en los trabajos con pelota.

Mirá también
Mirá también

David Trezeguet, en problemas: insultó a un policía y le quitaron el registro por manejar borracho

Si bien se trata de un paso alentador, Gallardo ya avisó que el Oso corre de atrás y no llegará en igualdad de condiciones al duelo con Cruzeiro.
No juega desde la Recopa de vuelta y lógicamente está falto de ritmo, pero como Borré se lo pierde por suspensión y Matías Suárez no hizo pretemporada, tiene buenas chances de ser titular frente a los brasileños si la evolución se mantiene.

El caso de Scocco es diferente porque, más allá de tener el visto bueno del cuerpo médico millonario, en River no se ponen plazos para su regreso.
Con los antecedentes de las continuas lesiones que sufrió desde finales del año pasado, a Nacho lo van a llevar de a poco y recién volverá cuando él y Gallardo lo consideren prudente.    

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original