El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, recalcó este martes que no renunciará 'bajo ninguna circunstancia' a pesar de las fuertes protestas registradas en ese país. Además, el mandatario aseguró que el Gobierno esperaba 'parte de lo que ha visto' en las calles, pero no 'actos delictivos contra el Estado de Derecho y la democracia'.

En una entrevista a la cadena Telamazonas, el dirigente ecuatoriano estimó que ya hay cerca de 700 detenidos 'relacionados con actos delicuenciales'. Moreno, que visitó en la noche del martes el puente de la Unidad Nacional, en Guayaquil, donde hay desplegado un amplio dispositivo de seguridad, insistió en que 'los principios no se claudican'.

Newsletters Clarín

Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Todos los sábados

Recibir newsletter

'Lo que ha pasado durante estos años es que la gente más pudiente y los delincuentes se han beneficiado del subsidio de los combustibles', alertó en relación con el 'paquetazo', una serie de medidas de ajuste sugeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

'Estas decisiones siempre fueron pensadas en beneficio de los más pobres. Hemos realizado un gran plan para el agro, que contempla un fideicomiso, bonos, herbicidas, maquinaria, centros médicos y escuelas rurales mejoradas', explicó Moreno.

Sobre su posible dimisión ante los disturbios registrados desde que anunció las medidas el pasado 1 de octubre, Moreno sostuvo que 'bajo ninguna circunstancia he pensado en renunciar'.

Mirá también
Mirá también

Lenín Moreno denunció un intento de golpe de Estado en Ecuador y apuntó contra Correa y Maduro

'Cuando el pueblo ecuatoriano quiera que me vaya, me iré. Pero no porque aquellos que quieren retornar a la expoliación, a la siniestralidad del pasado, quieran volver; no por ello. Eso debería ser voluntad del pueblo ecuatoriano', dijo el presidente.

Asimismo, explicó que el traslado de la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil obedece a la necesidad de ejercer sus funciones con mayor facilidad. 

Manifestantes contra el gobierno de Lenín Moreno se expresan en Quito. (AP)

'Recorrí las calles de Guayaquil y verdaderamente hay bastante tranquilidad. Las acciones adoptadas han logrado calmar la situación, los mismos ciudadanos de Durán han puesto en orden su cantón', aseguró, y agregó que 'no dejaré de ir a Quito'.

Mirá también
Mirá también

Tensión y violencia en Ecuador: decretan el toque de queda en las inmediaciones de las sedes públicas

Para concluir, Moreno lanzó un mensaje de 'paz, de mano extendida para que la recojan los hermanos indígenas' y apuntó que las autoridades no conversarán con los 'deshonestos, con los que se robaron la plata'. 'Con ellos no', añadió.

La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes indígenas concentrados en el centro de Quito. (AFP)

La declaración se produjo tras una violenta jornada en que miles de indígenas tomaron por momentos la Asamblea, sin funcionarios en su interior, tras lo cual el gobierno decretó un toque de queda en edificios estatales y sectores estratégicos.

A primeras horas de la noche, la policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a miles de indígenas que estaban concentrados en un parque del centro norte de la capital, provocando que muchos de ellos se refugiaran en las instalaciones de la Casa de la Cultura, donde aún permanecen.

Mirá también
Mirá también

¿Qué pasa en Ecuador?

Para este miércoles los principales gremios de sindicalistas convocaron a un paro nacional, un nuevo desafío para el Gobierno, que afronta problemas por su decisión de eliminar un subsidio de 1.300 millones de dólares a los precios de los combustibles con el objetivo de equilibrar la balanza fiscal.

Fuente: DPA y AP

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original