Los cambios se producen tras la elaboración de un encuesta interna en la compañía.
«Observamos que valoraban especialmente su tiempo libre», asegura, ya que no puede subir el sueldo de manera generalizada a toda la plantilla.

Con estas medidas, el empresario se adelanta una vez más, y toma medidas reales para mejorar el día a día de su equipo – de más de 1.200 personas de 35 nacionalidades y con una edad media de 35,5 años –que suponen un aumento medio del 32% de su tiempo de descanso impactando en menos de un 1% en los en los costes del Grupo.

1.
Tras estas medidas, ¿qué 'feedback' has recibido por parte de otros empresarios? ¿Te han tachado de «loco»?

No tengo a nadie que me haya dicho que estoy loco.
Al revés.
De hecho, tengo dos amigos que tienen dos pymes, una relacionada con el sector inmobiliario y otra con la medicina, que han aplicado también en sus empresas las mismas medidas.
Es algo que me encanta.
Hoy día, que alguien vaya en contra de que sus empleados sean felices, me cuesta creelo.

2.
Un aspecto fundamental, teniendo en cuenta la situación de la mujer en el panorama laboral, es que el 55% de la plantilla «roomie» son mujeres.

Mi empresa nació diversa.
De hecho, por casualidad me enteré de que somos el 45% hombres y el 55% mujeres.
Yo no miro eso.
Contrato gente que tenga una sonrisa.
Estoy encantado y feliz de tener ese porcentaje de mujeres, una premisa de la que no hemos partido.
Creo que poco a poco, entre todos, sin lugar a dudas, tenemos que llegar a la igualdad.

3.
Aumentas un 32% el tiempo libre.
Eso es clave para conciliar.
Tú que eres empresario y eres padre.
¿Qué es para ti la conciliación? ¿Son dos versiones diferentes?

Es la misma.
Soy primero padre y luego empresario.
La conciliacion para mi es fundamental y me doy cuenta mucho más desde que he sido padre.
Hay que fomentarla.
Solo con la cantidad de gente de la empresa que ha venido a darme besos y agradecerme la puesta en marcha de estas medidas...
Para mi, eso es lo que más me vale.
Estaban felices de poder estar más tiempo con sus hijos, de poder viajar a sus países de origen...
Ha sido tan bonita la reacción de todos mis «roomies» que, solo por eso, ya ha merecido la pena.

4.
¿Por qué es tan difícil conciliar en España?

No quiero dar lecciones a nadie.
No soy abanderado de nada.
Lo único que digo a los empresarios que me preguntan es que hagan números.
Yo no puedo subir el sueldo de forma generalizada, pero la segunda demanda de mis «roomies» era tener más tiempo libre.
Todas las empresas son distintas, hay unas que podrán dar más o menos, pero cuando hice el estudio de lo que me costaría económicamente darles más tiempo, me sorprendí: el impacto en mis cuentas era menos del 1%.
E hicimos los números tres veces.
Me di cuenta de que era muy poco.
Eso ha sido lo bonito de mi caso.

Al hacer ese simple ejercicio de números, creo que la gente se quedaría impresionada de las cifras que saldrían en muchos casos.
Seguro que cuesta menos de lo que ellos imaginan.
Y así se puede dar más conciliación a las familias.

5.
¿Qué es para ti la familia? ¿Qué puesto ocupa en tu lista de prioridades?

(risas) La primera con diferencia.

6.
Hablemos de la brecha salarial de género.
'En España, los hombres cobran un 15% más que las mujeres, según la Organización Internacional del Trabajo”.
¿Cuál es la política en Room Mate Group a este respecto?

En nuestro grupo, los hombres y las mueres cobran lo mismo.
No tenemos brecha salarial porque nacimos igualitarios desde el principio.

7.
¿Cómo y por qué se te ocurrió hacer esa encuesta interna entre tus «roomies»?

Nosotros hacemos sondeos de ambiente laboral de forma periódica.
Yo siempre quiero saber lo que piensa mi gente, estar cerca de ellos...
En Room Mate las puertas están siempre abiertas.
En una de las últimas encuestas, salió que demandan más dinero y más tiempo libre.
Y en un viaje que estaba haciendo, viniendo de EE.UU., me puse a pensar en mis «roomies», a los que les estoy muy agradecido.
A ellos les debo lo que soy y lo que hemos logrado.
Yo quería darles las gracias por ello y devolverles lo que me dan.
Así, se me ocurrió la opción de darles más tiempo..
Al bajar del avión, llamé a mi equipo y les dije: «Averiguarme qué me costaría darles una semana más de vacaciones».
Empezaron a hacer número y así salieron las tres medidas.
Especialmente, me apetecía darles un mes más de baja maternal y paternal.

8.
¿Tienes «feedback» ya por parte de los empleados? No sé si hay alguien que esté a punto de ser madre o padre.
¿Alguna experiencia curiosa?

El día en el que anunciamos las nuevas medidas a la plantilla, una de mis «roomies», se me acercó al oído y me dijo: «Eres el primero en saberlo.
Tengo un mes más».
Se me saltaban las lágrimas.

Apúntate a la

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original