Voto sanción en Francia y el triunfo de Marine Le Pen, que exige la disolución de la Asamblea Nacional.
El presidente Emmanuel Macron perdió la partida frente a Le Pen en las elecciones europeas, que en Francia se transformaron en una virtual elección de la mitad de su mandato.
Su lista Renaissance (LREM y MODEM), liderado por la diputada y ex ministra Nathalie Loiseau, entró segunda detrás de Jordan Bardella, de Rassemblement National, en los comicios europeos, con enormes implicancias domésticas en Francia.

Una primera proyección de ELABE le otorgan 24,20 por ciento a Rassemblement National, un 22,40 por ciento al oficialista LREM, un 12,70 por ciento para los verdes, los Republicanos con el 8,50 por ciento, la Francia Insumisa de Jean Luc Melenchon con el 6,20 por ciento al igual que el partido socialista con 6,20 por ciento.
La sorpresa fue el crecimiento de los verdes ecologistas y el renacimiento de los socialistas.

Mirá también
Mirá también

Elecciones europeas: la participación al alza dispara las expectativas de los progresistas

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Las elecciones europeas en Francia se convirtieron en un referéndum inédito entre el presidente Macron y Le Pen y su Rassemblemant Nacional (RN), que pretendió encarnar a los Chalecos Amarillos, su crisis y como ellos, busca la disolución de la Asamblea Nacional y su eventual dimisión.

Con una gran sonrisa, Le Pen la consideró 'una victoria del pueblo en una elección que el presidente convirtió en plebiscito”.
Ella cree que está sanción es contra sus políticas y especialmente, su persona.

Rassemblement National le exigen al presidente Macron frenar las reformas y disolver la Asamblea Nacional.
Ella proyecta armar un “gran grupo” en el Parlamento europeo y pesar “sobre la organización nacional”.

Mirá también
Mirá también

Las elecciones europeas reeditan el duelo Emmanuel Macron - Marine Le Pen

“El pueblo francés ha hecho escuchar su voz con una fuerza inesperada Esta movilización inédita es un resurgimiento contra el poder actual.
Una clara sanción contra el presidente de la República, que se comprometió en esta campaña.
Es él y su política quien han sido rechazados” dijo Jordan Bardella, el candidato a diputado europeo de Rassemblement National.

El primer ministro Edouard Philippe reconoció el triunfo de la ultraderecha y aclaró que no habrá disolución de la Asamblea Nacional.

El Palacio del Eliseo no piensa cambiar su política.
Quiere “intensificar el segundo capítulo del quinquenio” después de los resultados electorales y saluda “un resultado honorable de Nathalie Loiseau'.

“Las orientaciones anunciadas después del gran debate continúan.
El objetivo es que los franceses puedan sentir el cambio”, dijo una fuente del palacio.

Mirá también
Mirá también

Las mujeres se hacen lugar en el Parlamento Europeo, pero aún son minoría

Una nacionalización de la elección europea fue el fenómeno francés.
Los resultados demostraron que la alta e inédita participación del 52 por ciento no favoreció a Macron y el oficialismo, en un país crispado por la crisis social, la impopularidad del jefe de estado y siete meses de movilización de los Chalecos Amarillos, que han cambiado los hábitos de consumo de los franceses cada sábado.
Marine Le Pen aprovechó el mal humor social en Francia y lo capitalizó, revirtiendo su derrota en las elecciones presidenciales y su pésima gente.
Pero quedó demostrado que la ultraderecha populista avanza en Francia y puede crecer en las elecciones municipales y regionales.

Mirá también
Mirá también

Europa vota en unas elecciones cruciales marcadas por el duelo entre nacionalistas y proeuropeos

Los Verdes alertaron contra este crecimiento de la ultraderecha.
”Es un momento de gravedad para la República, No podemos permitir que la ultraderecha se transforme en una opción creciente de conquista del poder.
Para hacerlos recular hay que actuar y tener en cuenta los sufrimientos de nuestros conciudadanos”, dijo Yannick Jadot, el nuevo diputado verde.

Un tono grave fue utilizado por Jean Luc Melènchon de Francia Insumisa.
“Nuestro país se sumerge en una crisis profunda.
Macron ha perdido del match que el ha instalado de manera irresponsable” declaró.

Mirá también
Mirá también

Las elecciones parlamentarias europeas, un test político para Emmanuel Macron

La tasa de participación francesa del 52 por ciento enterró una tradición de indiferencia histórica en estos comicios, que van a redefinir la identidad europea.
Cinco millones de franceses votaron como nuevos electores en relación a las elecciones anteriores.

Los sondeos hablaban de un abstencionismo entre el 55 y el 59 por ciento y en el 2014 se obtuvo un 42,43 por ciento.
Finalmente fue del 49 por ciento.
Contra todos los pronósticos, los jóvenes fueron masivamente a votar.
La participación creció en toda la Unión Europea.
Los electores quisieron enviar un poderoso mensaje a los políticos en el poder: que escuchen y hagan los indispensables cambios para frenar el actual sufrimiento.

PB

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original