Un matrimonio de Florianópolis, en Brasil, decidió festejar los 15 años de su hija con un viaje “relámpago” a Santiago de Chile, pero todo terminó en tragedia que ha dejado en shock a ambos países: Todos los integrantes de la familia, perdieron la vida por una intoxicación de monóxido de carbono.

Identificados como: Fabio de souza, de 41 años, y Débora Muniz, de 38 años; sus hijos Karoliny y Felipe de 13 y 14 años; además del hermano de la amdre acompañado por su esposa, Jonathan Nascimento Kruger, de 30 años y Adriane Krueger, de 27.

Parientes de la familia fallecida, recibieron una llamada que los preocupó; uno de los ahora fallecidos, alertó que tenían síntomas, incluso, comentó que habían estado intentando  comunicarse con las autoridades, pero nadie había asistido al llamado de emergencia.

La familia, se estaba quedando en un departamento rentado.

La esposa, Debora, se dijo desesperada: “Estamos contaminados por alguna cosa, ahora estamos en estado de Shock. Yo creo que todos nos contaminamos con un virus que paraliza las articulaciones de mareo y vómito”.

En un segundo audio, la mujer aseguró que su hijo estaba a punto de morir.

“Lo intentamos poner en una bañera con agua caliente para dejarlo dentro para intentar quitarle todo”.

Posteriormente, dejaron de contestar los mensajes y fue entonces que los familiares se preocuparon y contactaron a las autoridades chilenas, fue asì como el caso llegó al consulado de Brasil en Santiago.

Enviaron a un funcionario en compañía de agentes de la policía para revisar el departamento de la familia; el llegar, todos estaban sin vida.

Las autopsias determinaron que perdieron la vida a causa de una intoxicación por monóxido de carbono; de acuerdo con medios brasileños, el piso había sido alquilado por la plataforma Airbnb y no tenía ningún certificado de uso de gas del día.

Hasta el momento, los investigadores, están por determinar si hubo mal manejo de la situación por parte de la policía, ya que no asistieron al llamado cuando lo solicitaron.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original