Cristina Kirchner participó de su primer acto con Alberto Fernández y cedió protagonismo como nunca en los últimos 15 años: aceptó hablar primera y no más de 15 minutos, para terminar aplaudiendo junto al público el cierre de quien encabezará la fórmula presidencial del Frente Patriótico

Su pragmatismo fue la postal de la primera jornada de campaña, porque en los últimos días se especulaba con el retorno de sus largos discursos que hubieran alentado la hipótesis sobre en un enroque de lugares en la fórmula antes del cierre de listas. 

Nada de eso ocurrió. Además, el ex jefe de Gabinete tuvo su primer acto sin Cristina, este mediodía con un locro en el gimnasio del club Ferro organizado por el dirigente peronista Juan Manuel Olmos y ante la militancia peronista de la ciudad de Buenos Aires. 

En ambos actos Fernández repitió discursos ortos, militancia bulliciosa y evocaciones al país que heredó Néstor Kirchner en 2003 con él como funcionario todo terreno. 

'Siempre me tocó ser oposición y cuando gané me lo encontré a Macri y a Vidal', bromeó Menéndez, presidente del PJ bonaerense hasta diciembre, parado en el centro del escenario del parque 'Néstor Kirchner', homenaje a quien hace 16 años asumía como jefe de Estado en reemplazo de Eduardo Duahlde.

Alberto estaba sentado a su izquierda, Cristina a su derecha y como es habitual en las campañas presidenciales habló primero por ser candidata a vice. 'No esperen que dos dirigentes puedan hacer todo', advirtió la senadora, luego de recordar el festejo del bicentenario en 2010, ya con ella como presidenta.

'Éramos 9 jefes de Estado caminando por las calles. Néstor hablaba de la batalla cultural, pero yo fue la primera vez que sentí que estábamos en paz', rememoró.

Volvió a pedir un 'contrato social' en la ciudadanía y, como en aquellas cadenas nacionales, les propuso a los argentinos analizar su vida 'más allá de su esfuerzo personal'. 

'¿Cuánta gente se levanta a la misma hora que antes? ¿Y cómo vivía antes? ¿Y cómo vive ahora? No eran solamente ellos', planteó.

Alberto repitió una frase que no tardará en viralizarse: 'Vamos a resolver este laberinto, porque ya lo conocemos', insistió, con recuerdos del acto de asunción de 2003.  'Le dije al oído a Kirchner que habíamos llegado y me respondió que estaba loco. Que me ponga a trabajar. Fueron 4 años y medio hermosos de mi vida'. 

'Si uno mira aquel país, los parecidos son muchos. Uno de cada cuatro argentinos está buscando trabajo. Con Néstor lo hicimos. Y Argentina estaba endeudada como ahora'.

'Cuando tuve que discutir con el FMI tenía en el despacho de al lado un tipo que me dejaba en claro lo que tenía que hacer. Estamos en el mismo laberinto el 10 de diciembre. Yo estuvo y sé cómo salir. Vayan a convencer a los argentinos', convocó.

Fuente: LPO >> lea el artículo original